La experiencia de Rosa

Cuando la experiencia es por recaída…

Un dolor persistente, fue el aviso para que a Rosa (seudónimo), se le hiciera una tomografía que muestra la existencia de una lesión, luego de varios estudios: ha regresado el ADC de endometrio, diagnosticado y tratado en el 2018.

A sus 70 años, casada, docente universitaria, madre de 2 hijos y abuela de 2 nietos, durante plena pandemia de covid-19, ha tenido la fortuna de ver a los nietos. Por primera vez se enfrenta a quimioterapia, con “temor y temblor”, cumple con los 6 ciclos recomendados, para luego proceder a una nueva cirugía.

Al culminar los ciclos, inicia atención psicooncológica; encuentro una paciente abatida por el tratamiento y la situación país, inicialmente triste, ansiosa, con miedo a un futuro de deterioro inminente, que no se ha asomado, pero al no hablarlo se ha creado en sus peores fantasías.

Aunque el camino ha sido largo y con frustraciones: cirugía, radioterapia, ahora ciclos orales de tratamiento, ha tenido buenos resultados….

Durante el acompañamiento psicológico, ha tenido sesiones unas intensas otras divertidas, le ha dado significado: al deterioro, a la muerte, a la vida, a los abrazos, a los gratos momentos con el esposo, a las amistades, al silencio, la rabia, al miedo, a la frustración, a los gustos, a las caminatas diarias, a la calidad de vida, a la recuperación de su energía. Ha celebrado su primera dosis de la vacuna, con el anhelo de pronto abrazar a sus nietos.

Hace pocos días me manda un mensaje: “… Te envío esta entrevista que se me hizo como muestra de recuperación de energía. Hacía mucho tiempo que no aceptaba una invitación…”

Deja una respuesta